Foto 01

Aniz

Foto 01

Foto 02

Ziga

Foto 02

Foto 03

Gartzain

Foto 03

Foto 05

Irurita

Foto 05

Foto 06

Bailei

Foto 06

Música

 

 

 

BANDA DE MÚSICA CORAL DE ELIZONDO FANFARRE "KALAXKA"
ELIZONDOKO TXARANGA EL TXISTU OTRAS AGRUPACIONES



 

 AGRUPACIÓN CORAL DE ELIZONDO - CORO TTIKI



 

Sería impensable hacer cualquier reflexión sobre la tradición cultural y musical del Valle sin hacer mención, con humilde reconocimiento por mi parte, de la asombrosa simbiosis Coral de Elizondo-Juan Eraso, que durante medio siglo han paseado el nombre de la pequeña Villa de Elizondo por medio mundo; embajadores sin valija diplomática ni presupuesto, pero que trajeron de todos estos países el cariño de quienes les acogieron y muchos premios de reconocido prestigio.

 

A lo largo de estos años, la Agrupación Coral de Elizondo ha compartido con Juanito, como le hemos llamado siempre todos, la alegría del éxito y algún amargo desengaño, pero siempre viviendo el canto con una pasión que les ha permitido superar cuantos obstáculos les han ido surgiendo: hijos que dejar con los abuelos, quehaceres a los que encajar una vacación, e incluso algún viaje de novios interrumpido para participar en conciertos en el extranjero.
 

 

Precisamente esta pasión que siempre han rebosado las actuaciones de los de Eraso llevó a jurados, críticos musicales, directores, compositores y público en general, a disculpar las limitaciones propias de unas voces no profesionales -salvo casos sobresalientes- muy dentro de la normalidad, y a aplaudir el armonioso (valga la redundancia) matrimonio entre director y dirigidos, plagado de frescura musical y unidad.

 

Como reconocían los críticos allá por los cincuenta, "hay algo de brujería, algo genial tan artísticamente personificado que parece mentira que así sea cuando pensamos, entre otras cosas, en el reducidísimo censo de habitantes de su pueblo natal".

 

UN POCO DE HISTORIA

 

Los inicios de la Coral se sitúan allá por 1.942, año en que se fundó el primitivo Orfeón de Elizondo, aunque ya antes la cantera baztanesa había comenzado a exportar sus frutos: En 1930 el Orfeón pamplonés recibió los refuerzos de las voces de los jóvenes hermanos Juan, Pablo y Paquita Eraso, y Ángel y Tomás Garaioa. Fue entonces cuando Juan Eraso confirmó su idea de que en la capital no todos eran gayarres y empezó a pensar que Elizondo podría hacer también un buen papel.

 

Por aquellos tiempos, las pocas diversiones que se permitía el Valle eran el cine y el teatro parroquial, las fiestas de los pueblos y el cantar, y por supuesto también el yantar.


Después, con el devenir de los años y no sin dificultades, se fue forjando el grupo humano que tantas alegrías nos ha dado, aunque seguramente también aquí se cumpla lo de que nadie es profeta en su tierra, y posiblemente los baztandarras no hemos sabido valorar en su justa medida la medida real del Coro. Alguien ha dicho alguna vez, y no le falta razón: "No sabemos lo que tenemos".

 

VIAJES Y FESTIVALES

 

Han sido innumerables, pero sin duda destaca entre todos el enraizado vínculo establecido con la localidad galesa de Llangollen, a cuyo Festival Internacional acudió la Coral en varias ocasiones (1951, 1952, 1956, 1977, 1979), con gran éxito además, pero que ante todo dejó honda huella en anfitriones y visitantes.

 

Los lazos llegaron a ser tan fuertes que en otoño del 52 varias directoras del certamen viajaron hasta Elizondo en visita de cortesía, hospedándose en casa de los Marín.



1951: Era éste el primer viaje largo que afrontaba la Coral, sin un real, ofreciendo por el camino varios conciertos en Francia para cubrir gastos. Se trataba además de una buena oportunidad para escuchar a algunas de las más prestigiosas corales europeas, como la Coral de Manchester, cuya fama de acaparar premios le seguía por todas partes.  Pues bien: con ella quedó empatada a puntos en la tercera posición la Agrupación Coral de Elizondo.

 

De esta forma, nada más regresar a casa se empezó a preparar ya el próximo viaje a Gales, y en los ensayos las voces maduraron, la interpretación de las obras tomó cuerpo... El año 1952 se convirtió en una fuerte obsesión.

 

Así pues, el 9 de julio del  año siguiente,  participaron en la competición para coros de menos de 25 voces, con las obras "Amoriosko abestiya" del Padre Donostia y "Errotazaina", de Ignacio Morocoa. Para alborozo de los nuestros, quedaron en primer lugar, con 185 puntos.

 

Dos días más tarde, tenía lugar la competición más importante para coros mixtos que no superasen las 80 voces. Las obras impuestas eran "Tenebrae factae sunt" de T.L. de Victoria y "Contraponto bestiale", de Adriano Banchieri. Como obra libre, la Coral interpretó "Cetro Efimero", del padre Prieto. No hace falta describir la inmensa alegría que embargó a todos al escuchar que la máxima puntuación, 277 puntos, les había correspondido a ellos.

 

Lágrimas, saltos, sonrisas nerviosas y gritos, al ver también a quienes habían dejado atrás: El Sale and Musical District Society, el Vogelweide de Innsbruck, el Wienner  Kammerchor y un largo etcetera de prestigiosos coros de Austria, Alemania, Francia, Italia e Inglaterra.

 

Pero estos no han sido las únicos éxitos de nuestro Coro, ni mucho menos. Los viajes se prodigaron también en otros países, como Francia. Entre otras ciudades, hubo actuaciones en Bayonne (1949), Pau (1953), Lyon (1953), Bordeaux (1953), y Lille (1952), donde Juanito dio una de sus tantas muestras de intuición musical: Cuando Radio París le preguntó sobre sus posibilidades de éxito, éste afirmó que no podía adelantarlas porque desconocía al resto de participantes. Delante de un programa que le cedieron fue valorando cada grupo, programa y director, para concluir que "si alguien nos gana será éste". Pues bien; la Coral de Elizondo quedó en segundo lugar, y aquel Coro se llevó el primer premio.

 

 Otra de las salidas les llevó a Innsbruck, capital del Tirol austríaco, donde actuaron con gran éxito. Por falta de tiempo, tuvieron que rechazar una invitación para actuar en Salzburgo.

 

En Octubre de 1953 participó en el Festival Internacional de Roma de Polifonía Vocal Clásica, junto a medio centenar de corales europeasy americanas, obteniendo el primer premio de música Madrigalista y el segundo para coros mixtos.

 

Actuó asimismo en Charleroi (agosto de 1958), en el Palacio de Bellas Artes de esta localidad belga, para la televisión flamenca y en el pabellón español de la Exposición Universal de Bruselas.

 

Ya en los ochenta, la Coral cantó por dos veces en Roodeport (Sudafrica), en 1981 y 1983. Los coros de allí quedaron extrañados de que sus 35 voces sonaran más que un grupo de sesenta, llegando a buscar micrófonos escondidos en la boca. En aquella primera edición del Festival sudafricano, se consiguió el primer premio de Polifonía Sacra.

 

Y ALGUN COMENTARIO...

 

De la compenetración entre la Coral y su director, siempre han destacado las dotes excepcionales del maestro Eraso, cantante lírico de carácter apasionado (según creo se vio obligado a dejar el canto por un serio problema de laringe), que supo rescatar lo mejor de la voz de sus pupilos y la verdad interior de muchas partituras.

 

En ocasiones, el propio Padre Donostia, presente a menudo en los ensayos, llegó a crear varias composiciones pensando en el sello de la Agrupación Coral de Elizondo.

 

Se cuenta que en uno de ellos, le inquirió sorprendido a Juanito sobre un calderón que ejecutó la Coral, y que en la partitura original que él había creado no estaba, a lo que éste le contestó: " es que a mí me salía hacerlo".

 

Ciertamente, toda la trayectoria de la Coral ha estado marcada por la relación personal con Eraso, un director que no deja a nadie indiferente, tanto por su genio musical como por su carácter. Esto no es ningún descubrimiento, incluso él mismo lo a llegado a reconocer a sus dirigidos ("gracias por aguantarme tanto tiempo"), pero yo mismo, que fui miembro de la Banda bajo su tutela, doy fe del entendimiento que se genera entre Juanito y el intérprete: "No hay que leer la partitura; hay que cantarla", ha dicho siempre.

 

Mikaela Izeta, componente del Coro entre 1942 y 1956, así lo atestigua: "con sólo una mirada o un movimiento de mano ya sabíamos lo que quería, y si lo hacíamos mal, con una mirada nos fulminaba".

 

Poco me queda a mí por añadir a esta excepcional trayectoria de nuestro Coro. Y es que, a pesar de no contar ya con Juanito entre nosotros, vemos con esperanza como la Coral sigue su curso, de la mano a partir de 2002 de su nueva directora Isabel Lácar, ahora esperemos que por mucho tiempo.

 

En el estupendo libro "El silencio eléctrico", de Carmen G. Romero, hay abundante información escrita y gráfica que se puede consultar para conocer más a fondo la historia de la Coral de Elizondo.

 

CORO TTIKI - TTIKI ABESBATZA

 

La sección ttiki de la Agrupación Coral de Elizondo ya es una realidad. El nuevo coro infantil responde al proyecto iniciado en septiembre de 2009, agrupación que dirigen las hermanas Maki y Kristina Urtasun y que congrega a niños de diferentes edades de la comarca.

 

 

 

BANDA DE MÚSICA


 

Elizondo ha contado intermitentemente con banda de música.

 

En la primera década del siglo XX se formó la que fue "Banda de música Recreo de Elizondo", de la que fueron formando parte entre otros los Olondriz, Garaioa, Mena, Olave, Viguria, Izeta, Lazaro, Eraso, Vega, y muchos otros voluntariosos músicos, y que duraría hasta los cuarenta, coincidiendo con la Guerra civil.

 

Pero gracias a la labor de Feliciano Beobide, siguió habiendo banda durante bastante tiempo, hasta su muerte en 1956.


 

 

En 1.980, del rescoldo que aún seguía vivo y la ilusión de una joven terna de instrumentistas, surgió de nuevo la Banda de Elizondo (al amparo inicial de la Fanfarre Kalaxka), que ofreció, bajo la dirección de Juan Eraso principalmente, una serie de prometedores conciertos en la iglesia de San Nicolás (Pamplona), concentración de Bandas en Tafalla, el mismo Elizondo, Bera...

 

Fernando Pérez Ollo, en su crítica sobre la primera actuación de la nueva Banda en Pamplona acompañando a la Coral, advertía de que se trataba de un banda muy joven (casi todos entre los 14 y los 16 años), pero ilusionada y prometedora. Entre las piezas que se tocaron, "En un mercado persa" (Kettelbey), "Una noche en Calatayud" (P. Luna) y "El caserío" de Guridi.

 

Al cabo de unos años, la banda comenzó a desintegrarse, para dejar de funcionar en el 86.

 

A fecha de 2001, y gracias entre otros a la labor del director irunés Juan Carlos Moreiro, y la voluntad y constancia de Patxi Villarejo, Rosa Mari Sánchez, Falo Díaz y Manuel Viguria, entre otros muchos, aunando los frutos de la Escuela de Música de Elizondo y algunos viejos valores de la anterior banda ha nacido una nueva formación, con el compromiso adquirido de ofrecer con regularidad actuaciones en fechas como fiestas patronales, Navidad, etc.

 

Esta Banda de Música Recreo de Elizondo, que retoma el nombre de la antigua banda del pueblo de la primera mitad de siglo, estando ya constituida oficialmente con sus propios estatutos, gracias al apoyo de las instituciones locales (el ayto. del Valle y Ana Mari Marín como alcaldesa-jurado de Elizondo) estrena en Santiagos-2001 un nuevo uniforme, que hacía algún tiempo era uno de sus objetivos. 

 

O sea que en esas estamos, confiando en que la Banda sirva de estímulo para los jóvenes instrumentistas, y dote  a su vez al pueblo, con el indispensable apoyo institucional que todo grupo de este calibre necesita, y que ya se va consiguiendo, del modesto signo de distinción que significa, para un lugar con la larga tradición musical de Elizondo, tener una Banda de música.
 

 

EL TXISTU


 

Desde siempre, el txistu ha formado parte indisoluble del folklore baztandarra.

 

Antonio Elizalde (Aniz, 1884-1956) primero y su hijo Maurizio Elizalde (Amaiur, 1915 -1992) han sido algunos de los que más han contribuido en la recuperación, recopilación y divulgación del repertorio txistulari baztandarra. Multitud de mutildantzas, irridantzas, sagardantzas y demás se han mantenido gracias a su paciente labor.

 

La pareja Maurizio eta Félix ha dejado imborrable huella en todo el territorio de Eskual Herria, villas y pueblos que han recorrido incansables durante años, animando con su música las fiestas, carnavales y bailes de todos los rincones.

 

 

En 1.991, cuando Maurizio contaba 74 años, le fue impuesta con todo merecimiento la medalla de oro de la Asociación de txistularis de Euskal Herria, en una emotiva jornada que junto a su inseparable atabalari Félix Iriarte reunió, en su Arizkun de siempre, a muchos de los amigos, autoridades, txistularis y vecinos que hemos tenido la suerte de conocer a ambos y disfrutar de su música y compañía.

 

Mi modesto homenaje para ellos.

 

También otros txistularis e instrumentistas (Javier y Patxi Larralde, Agustín Eraso, Manuel Viguria, Jexux Bailon, Asier Biela, Javier Leiza y muchos otros) se han encargado de que este instrumento siga sonando en nuestros pueblos. Entre los atabalaris, destacar a Félix Iriarte, y tras su estela, entre otros, su hijo Juan Miguel, Fernando Leiza, y, humildemente, un servidor.

 

Abundante información y bibliografía del txistu se puede encontrar en la excelente página que la Asociación de txistularis del País Vasco tiene publicada en Internet.

 

Para cerrar este capítulo, he aquí un par de fotografías retrospectivas, la primera tomada en Ezpeleta y la segunda en fiestas del barrio irunés de Mendelu en mayo de 1978.
 

 

 FANFARRE "KALAXKA"


 

Nació en 1980, de la mano de unos voluntariosos aficionados que con algunos conocimientos de solfeo e instrumento (gracias sobre todo a las clases de Juan Eraso), se lanzaron a la aventura de formar una fanfarre y animar los pueblos del Valle con una música popular y sencilla, convirtiéndose además en el germen de lo que luego acabaría siendo la Banda de música.

 

 


Gran parte del repertorio estaba basado en el folklore de Luzaide/Valcarlos, con el clásico sonido de la txirula como principal estandarte de las melodías.

 

De esta forma, multitud de fiestas y carnavales de principios de los 80 de los pueblos de la zona estuvieron acompañados por la Fanfarre, que disponía además de apoyo municipal y local de ensayo (en los bajos de la casa del pueblo de Elizondo, inaugurado el 24/11/81) propios.

 

Muchos de los instrumentos que se empezaron a traer entonces, terminarían siendo cimiento de la incipiente Banda que se comenzaba a gestar, y también de la posterior txaranga del pueblo.

 

 

ELIZONDOKO TXARANGA


 

Tras desaparecer la Fanfarre Kalaxka primero, y la Banda después, queda como único rescoldo la txaranga que, compuesta por antiguos miembros de aquellas agrupaciones, mantiene un delgado hilo musical hasta la posterior llegada de la Banda actual, nutrida de la Escuela de música de Elizondo.

 

Con algún apoyo económico por parte del pueblo, ha venido ofreciendo actuaciones en diversos pueblos del Valle, fiestas y carnavales principalmente, así como cabalgatas de Reyes.

 

La txaranga, en carnavales de 1997

 

A pesar de que esta txaranga "Xalbador" de Elizondo no se ha prodigado demasiado, al menos ha mantenido viva la llama, además de mantener los locales de la casa del pueblo debidamente, y dado uso a unos instrumentos que están para eso, y envejecen rápidamente si no se utilizan.

 

 

OTRAS AGRUPACIONES




Entre otros conjuntos culturales, cabe citar al grupo "Baztango Dantzariak", que de la mano de Gurutze Goñi e Irantzu Izeta principalmente, ha reunido una gran cantidad de dantzas típicas de la zona, y las representa en diversas ocasiones y festivales, habiendo obtenido además importantes premios, entre ellos un tercer puesto en el Festival de LLangollen de julio de 1.999.

 

Por este motivo, ambas recibieron a finales del año 1999 el reconocimiento del Valle, siendo nombradas "baztandarras del año", ex-aequo con Cesáreo Soulé (afamado escultor de Arizkun), y Felipe Viguria (25 años canchero del Frontón Baztan de Elizondo).

 

"Baztango Dantzariak " surgió de la mano del desaparecido grupo "Elkartasuna" de Arizkun, después de juntarse varios interesados en dedicar unas dantzas típicas a Maurizio Elizalde y Félix Iriarte en el día del homenaje que esta misma localidad les ofreció, y decidir continuar con los ensayos y formar la nueva agrupación.

 

Aunque al principio su ámbito se redujo a piezas y actuaciones locales, con el tiempo han ampliado su repertorio con bailes del folklore de toda Euskalherria, y ya preparan con ilusión un próximo viaje a tierras eslovacas, con el debido e imprescindible apoyo institucional.

 

También destacar la labor de Miguel Iparragirre al frente de la escuela de acordeones, con muchas temporadas a sus espaldas, y la formación de multitud de jóvenes músicos. Sus actuaciones y conciertos son también numerosos en el ámbito de nuestra geografía.

 

El grupo de verbenas Gorramendi 10, ya desaparecido, actuó también en multitud de fiestas y verbenas.

 

En lo referido a la línea pop-rock, en las últimas décadas se han formado algunos conjuntos, que por desgracia no han sido muy duraderos, aunque todos rebosaban ilusión por tocar y divertirse, que al final es de lo que se trata. De los que yo recuerdo, la lista empezaría por El grupo que toca en Mugaire y llueve, a principios de los 80, surgiendo más tarde jóvenes formaciones como AlkoholHerria, The kutre symphony, Pottoka Band, Dos rombos, Otsondo 602, Rigor Mortis, Kaskezur, Comando Castaña, Aizkor erauntsia, Ufestuek, Ratakalba, Errugabe, entre otros.